La validez que tiene un problema no solamente está sustentada en una serie de palabras e ideas que definen de manera clara y objetiva algún mal funcionamiento de la institución, para sustentar el problema es necesario contar con referentes teorico-metodologicos que le den ese sentido.

Se entiende por evaluación el miedo del que se vale el docente para conocer el nivel del pensamiento y desarrollo cognitivo del individuo, durante un determinado tiempo correspondiente a una etapa de desarrollo.

Existen diferentes tipos de evaluación de acuerdo a los que se quiere evaluar, por ejemplo: test, baterías de exámenes, evaluaciones por áreas tales como matemáticas, geometría, lenguaje y evaluaciones cualitativas a través de un tiempo de observaciones prolongadas, sin embargo lo que ocupa en este ensayo es solamente las formas como el docente realiza sus evaluaciones y bajo que premisas.

Las condiciones a considerar cuando se evalúa a una persona, son muchas por ello los resultados que un examen arroja, no son siempre los más fidedignos, pues es necesario considerar: las condiciones físicas, sociales, climáticas, motivacionales, psicológicas, etc.

La búsqueda de estrategias distintas de evaluación es una prioridad en este momento histórico donde los seres memorísticos que crea la escuela tradicional, no son los que mayor éxito social, cultural y político tienen, más bien se ven destinados en la mayoría de los casos al fracaso.

Por otra parte J. Cardinet propone prioritariamente: una evaluación continua, informal que se dirige más al proceso de aprendizaje de los alumnos que sus resultados. Es lo que él llama la “regulación interactiva” que da más importancia a las situaciones libres que a las pruebas de elección múltiple que integran la evaluación del aprendizaje.

El hecho de decir que es necesaria la evaluación de los procesos no garantiza que se de una evaluación del todo certera y que el sujeto quien la realice no plasme su subjetividad, invalidándola, o que en su defecto no considera los procesos y solamente se vaya a los resultados y con ello el proceso sea totalmente atropellado.

La técnica de la auto-evaluación también solo responde y da solución a una de las partes del problema, pues para que alguien pueda realizarse una auto-evaluación primero tendría que aprender a ser objetivo y no convertirse en su propio juez , con una serie de etiquetas que se puede colgar a sí mismo , y que finalmente son solo repeticiones de juicios que se han hecho de el mismo por su primer grupo social: LA FAMILIA

Aun y en niveles superiores, realizar una auto-evaluación requiere de cierto desarrollo de conciencia en el evaluado y el evaluador para aceptar en sí mismo sus fallas como posibilidades de cambio y sus aciertos como logros que se pueden pulir.

Los auto-evaluación representan uno de los caminos más viables a desarrollar en este trabajo de investigación, pues responden a uno de los propósitos planteados, encontrar modelos de evaluación objetivos, no necesariamente realizados por personas ajenas al proceso.

Freinet lo comenta con una aseveración drástica: El sistema de deberes y lecciones impartidos uniformemente a toda la clase es sustituido por el trabajo individualizado, implica que el estudio de memoria quede suprimido, sobre todo se suprimen todas las notas y calificaciones que , para Freinet representan una de las formas más inmorales de la realidad escolar tradicional: “cada vez que el alumno hace todo lo que puede, merece la máxima calificación, cualquiera que sea el resultado.

El trabajo del alumno queda reducido a las valoraciones que el adulto puede hacer de su trabajo y aquí es donde la educación tiene una de sus grandes fallas, pues repetimos los patrones sociopolíticos del contexto cultural al que pertenece el niño, se condiciona a esperar la opinión de los demás para corroborar que las acciones que realiza las hace adecuadamente.

El problema no solamente radica en la colocación de un número, va más allá, pues durante la vida escolar el individuo se encuentra en la constante lucha por alcanzar los más altos números, sin embargo solo unos cuantos lo consiguen, otros más se encuentran en el término medio, calificaciones de 7, 8 y ocasionales 9 y 10 y por último el grupo de los reprobados o que pasan como comúnmente se conoce de panzazo con 5 y 6.

Podemos ver los números que se otorgan al evaluar un examen o trabajo realizado por el individuo se hacen pensando en la mayoría de los casos en el evaluador o enjuiciador, tal es el caso de este trabajo

Elaborado por: GM Lily de Haro

Comments

comments