“Aquel que sabe, y sabe que él es, ése es sabio.
Puede ser seguido.
Ante su sola presencia el hombre puede transformarse”

Debo a Frank Barron la idea del subtítulo de este libro, y estoy seguro de que mis lectores lo encontrarán obviamente apropiado, incluso si no ha sido mi intención la de focalizarme en temas objeto de controversia. Me he asomado como explorador de mente abierta a muchas escuelas, y creo que el carácter integrador es lo que más caracteriza a mi específica aportación. La perspectiva que esbozo a lo largo de los capítulos del libro podría ser designada como cognitiva tanto como psicodinámica, y en ella también se contempla la personalidad como un sistema de rasgos. Pienso que sólo artificialmente podemos separar los rasgos de los motivos y de las formas de ver las cosas 2, de la misma forma que pienso que es artificial separar una perspectiva de aprendizaje social de esos rasgos de otra perspectiva basada en la relación objetal, que toma en consideración la internalización de las figuras parentales y los sentimientos primeros hacia ellas…

Seguir Leyendo

Comments

comments